mea culpa:

Mi foto
"The fastest pen in the Middle East", nacio en Argentina y se radico hace una punta de años en Israel en donde vive con sus hijas Eden e Iris, su canario, su perra Taco y su vieja macintosh (que lo ayuda a hacer de sus garabatos algo publicable). En su tiempo libre escribe largas cartas a sus amigotes, habla con su mama y busca a Dios en las pequeñas cosas de todos los dias. ººººººººººº AVISO IMPORTANTE: Los dibujos que se encuentran en este blog son propiedad de quien esta escribiendo estas lineas (mea culpa!) y pueden usarse (previo consentimieto de un servidor) citando el autor, el blog y la distribucion a saber: *** PEPE FAINBERG - JERUSALEM *** http://pinia-colada.blogspot.com/ ºººººººººº ULTIMO MOMENTO! REPORTAJE A PEPE SOBRE EL BLOG "PINIA-COLADA" EN INGLES - IBA, CHANEL ONE, ISRAEL: ººººº http://www.youtube.com/watch?v=EP625cxRPaI ºººº DESDE YA QUE DISFRUTEN DE ESTA PINIA COLADA!

visitantes del blog en mapamundi - desde el 8-8-2010

estadisticas del sitio:

jueves, 7 de agosto de 2014

POR FIN!!! ESTO SI NO ES CULPA DE ISRAEL!!!! (O ESO CREO...)

 http://noticias.lainformacion.com/mundo/miles-de-iraquies-estan-aislados-en-una-montana-por-temor-a-caer-en-manos-del-isis_qXXwaGBFbv2MsMBmZ8ggw6/

Miles de iraquíes están aislados en una montaña por temor a caer en manos del ISIS

Miles de iraquíes pertenecientes a la minoría de los yazadíes permanecen aislados en la cima de una montaña y algunos han empezado a morir de sed, tal y como ha informado The Washington Post. El miedo de la población civil, que permanece recluida en la montaña es caer en manos de los islamistas suníes radicales del ISIS, el problema viene por que pueden llegar a morir por falta de agua.
Las agencias humanitarias, tal y como asegura el diario norteamericano, han contabilizado entre 10.000 y 40.000 civiles que están atrapados en el Monte Sinjar y que provenían de pueblos cercanos a este emplazamiento.

El Post se hace eco de que las familias que han tenido que enterrar a sus muertos solo han podido hacerlo poniendo rocas encima de los cuerpos, debido a la imposibilidad de establecer otro procedimiento. Entre las víctimas hay gente anciana y jóvenes, que han fallecido debido a las condiciones extremas que se viven en la cima del Monte Sinjar.

El gobierno iraquí parece que ha estado intentando proveer con botellas de agua a los miles de iraquíes que permanecen atrapados en la montaña, el lunes anunció que estaba planeando lanzar agua envasada sobre la zona, pero que que solo puedo acceder a pocas zonas. Marzio Babille, representante de Irak en Unicef ha explicado que hay niños muriendo en la montaña y en las carreteras cercanas. "No hay agua, ni vegetación, están totalmente rodeados por el Estado Islámico (ISIS)", agregaba en su denuncia de la situación.

No es la primera vez que las minorías en Irak sufren la ira y los ataques del Estado Islámico, los yazadíes son una de las minorías religiosas más antiguas que perviven en Irak. Su credo se basa en una mezcla del zoroastrismo y el cristianismo, junto con la religión islámica. El ISIS los considera diabólicos y apóstatas. The Post afirma que son 600.000 personas las que profesan este credo minoritario en Irak.

Muertes por deshidratación y falta de agua

Las fuerzas kurdas que controlan el norte del país han visto como se producía un duro golpe a sus operaciones, pero el ISIS ha avanzado posiciones y ahora la población civil se encuentra en peligro. Algunos de los que están atrapados en el Monte Sinjar se han quedado incluso sin poder dar noticias o avances de lo que ocurre.

Este martes 10 niños y una mujer anciana murieron, tal y como reporta The Washington Post, y el lunes también perecieron siete niños, según el testimonio de un joven de 23 años que cita el diario.

Además también comentó el caso de una mujer que había muerto a causa de la sed extrema que están viviendo por las condiciones extremas. Unicef ha dicho recientemente que son 40 niños los que han muerto a causa de los desplazamientos forzosos en las pasadas 48 horas. Además se desconoce los que han muerto el la montaña aun.

Los parlamentarios en Bagdad también mantuvieron discusiones sobre la situación de urgencia que se está viviendo en el Monte Sinjar, de hecho Vian Dakheel, parlamentaria de esta misma minoría religiosa en Irak, dijo, entre lágrimas, que los niños estaban muriendo por la deshidratación.

http://noticias.lainformacion.com/politica/refugiados/miles-de-desplazados-en-el-monte-sinyar-necesitan-urgentemente-agua-y-comida_3dJ6hYN4GrXUn1RZBGrl/

Bagdad, 7 ago (EFE).- Los miles de desplazados iraquíes que han huido del Estado Islámico (EI) hacia el monte Sinyar, en el norte de Irak, necesitan urgentemente agua, comida, refugio y medicinas, dijo a Efe el portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, David Swanson.
En una entrevista telefónica, Swanson alertó de esta situación y de la de los casi 200.000 desplazados, en su mayoría kurdos pertenecientes a la comunidad religiosa yazidí, que huyeron en los últimos días hacia el Kurdistán escapando de la ofensiva del yihadista Estado Islámico (EI) sobre la ciudad de Sinyar.
Estas personas que se dirigen al Kurdistán se sumarán a los más de 300.000 desplazados y 230.000 refugiados sirios que ya se encuentran allí, lo que hace de esta situación un "desastre de proporciones inmensas", señaló Swanson.
Añadió además que el Gobierno del Kurdistán no puede gestionar más este nivel "enorme y significativo" de desplazados y refugiados, por lo que necesita urgentemente el apoyo adicional de la comunidad internacional.
Tanto para los desplazados en el Kurdistán como para los que se encuentran en la montaña de Sinyar, Swanson señaló que la ONU está "movilizando todos sus recursos para asegurarles la asistencia que necesitan", pero que para ello necesitan mejorar, y rápido, sus esfuerzos.
Los combatientes del EI tomaron hoy el control de zonas de mayoría cristiana ubicadas en la provincia de Nínive, en el norte de Irak, lo que provocó la huida de miles de familias también hacia el Kurdistán.

El Ejército libanés libera a siete de sus miembros capturados por yihadistas
 

Medio Oriente y los dilemas de la guerra

http://www.ellitoral.com/index.php/id_um/103504

Alguna vez Golda Meier declaró que “lo que nunca le vamos a perdonar a los palestinos no es que hayan matado a nuestros hijos, sino que nos hayan obligado a matar a los hijos de ellos’’. No recuerdo si lo dijo durante la Guerra de los Seis Días o la guerra del Yon Kippur; para el caso da lo mismo, porque desde 1947 Israel vivió en guerra. Las ganó a todas, pero sus dirigentes mejor que nadie saben que esos triunfos nunca representaron la victoria final. ¿Y entonces? Ésa es la tragedia: Israel sabe que la guerra nunca será la solución de fondo, pero es la solución para vivir cada día. Otra posibilidad no le permiten.
Yo no sé si los judíos están donde están por orden de Moisés o de Teodoro Hertz; si el mandato viene de la Biblia o de la declaración de Balfour; lo que sé es que el pueblo judío se ganó el derecho de ocupar una mínima fracción de ese territorio. Trabajo, inteligencia, coraje, fueron las virtudes puestas para merecer un hogar nacional. Cuando llegó la hora de la partición por mandato de la ONU, Israel se presentó a la cita con la historia teniendo un ejército profesional, una economía fundada en los kibbutz, una central de trabajadores, partidos políticos, burocracia estatal e incluso la hazaña de construir un idioma propio. Del otro lado, las tribus y la guerra. Siete ejércitos atacaron. Israel; los derrotó a todos. En el camino hubo decisiones controvertidas, pero más allá de la polémica histórica, el más elemental sentido común se pregunta por qué tanto revuelo por veinte mil kilómetros cuadrados en un territorio de cuatro millones de kilómetros cuadrados.
Israel también en sus inicios contó con sus terroristas y fanáticos. Institucionalmente la crisis se resolvió en junio de 1948, cuando Ben Gurión decidió bombardear el Altalena, barco cargado de armas y explosivos destinado a abastecer al Irgun, el grupo armado dirigido por Beguin. La controvertida decisión de Gurión consolidó la autoridad estatal y puso punto final a las pretensiones de los sectores más duros ¿Cuándo Abbas se decidirá a hacer algo parecido con Hamas?
Todo nacimiento de un Estado nacional es un acto de violencia. Israel no fue la excepción, pero es el único Estado que más de medio siglo después debe dar explicaciones por su existencia, sobre todo debe defenderse de quienes no critican a un gobierno o a una gestión, sino a esa existencia misma. Hoy el mundo admite de la boca para afuera que Hamas es una banda terrorista y mesiánica, pero son muy pocos los que se hacen cargo de las consecuencias de ese reconocimiento. También se admite a regañadientes que Israel es la única democracia en la región, pero pareciera que eso en vez de ser una virtud es un defecto o una formalidad irrelevante, como si la condición democrática no incluyera un concepto del ser humano, un concepto de la sociedad y un concepto de la política.
Sus universidades están calificadas entre las mejores del mundo, sus políticas sociales son justas, la movilidad social es excelente, su producción de conocimiento científico es brillante, sus hospitales disponen de la tecnología más avanzada y humanitaria, pero a sus empecinados críticos estos logros sociales no les dicen nada. Ellos están afligidos porque el gobierno de Israel es conservador. En cualquier país democrático del mundo la derecha es una de las posibilidades del poder, pero en Israel eso pareciera ser un pecado imperdonable.
¿Por qué no gobiernan los progresistas? Gobernaron en su momento, pero sus enemigos externos nunca dejaron de reclamar que el destino de los judíos es el mar. La última vez que los progresistas tuvieron una oportunidad fue en 2000, cuando el ministro Barak propuso satisfacer más del noventa por ciento de los reclamos palestinos. La respuesta de Arafat fue la segunda Intifada. En los últimos quince años a Israel nunca le fue bien con sus propuestas pacifistas. A Barak le respondieron con la segunda Intifada; al retiro del Líbano, con Hezbolá; a la entrega de la Franja de Gaza, con Hamas. “Cuando fuimos comprensivos, débiles y apátridas, nos condujeron a las cámaras de gas’’, le dijo Golda Meier a Oriana Falaci.
No es ninguna novedad saber que, en sociedades democráticas, cuando la izquierda no da respuestas, las soluciones empieza a proponerlas la derecha. De todos modos, lo cierto es que la guerra para Israel no es una cuestión de derecha o de izquierda, sino de salvación nacional. Como dijera Ben Gurión, uno de los grandes estadistas del siglo XX: “Nuestra arma secreta ha sido no tener alternativa’’.
Puede que el gobierno de Israel sea de derecha, pero lo cierto es que en este caso no está en guerra con un gobierno de derecha o de izquierda, sino con una banda terrorista cuyos fundamentos ideológicos pertenecen al campo de la extrema derecha. A las almas bellas ese detalle tampoco les dice nada. En todas las circunstancias, el que tiene que pagar los platos rotos es siempre Israel. A las almas bellas les encanta publicar notas de judíos criticando a los judíos. Lo que nunca se preguntan es por qué no hay testimonios críticos del otro lado. Preocupados por la intangibilidad de los valores, a los caballeros tampoco se les ocurre pensar que algo valioso hay en una sociedad donde el gobierno puede ser criticado. Tampoco la coherencia interna los desvela. Por lo general, en sus propios países son de derecha o de centro, pero a la hora de pensar en Israel giran aceleradamente hacia la izquierda. Vargas Llosa es un ejemplo aleccionador. En uno de sus viajes descubrió a Ilan Pappe, un historiador israelí de extrema izquierda que asegura que el sionismo es más peligroso que el Islam y que Israel como entidad estatal no tiene derecho a existir. A diferencia de su platea palestina, no propone arrojar a los judíos al mar, pero les deja servido en bandeja los argumentos a los terroristas para hacerlo. En ninguna parte del mundo Vargas Llosa estaría de acuerdo con un tipo como Pappe, menos en Israel, claro está, donde descubre jubiloso que puede retornar a sus ideales juveniles de izquierda.
Harina de otro costal es Daniel Baremboim. Se puede estar o no de acuerdo con sus propuestas, pero en todos los casos tiene derecho a hacerlas. En una sociedad abierta es importante que alguien disienta, que alguien advierta sobre los peligros de la guerra. Dicho esto, también importa decir que la autoridad intelectual de Baremboim proviene de la música; sus opiniones como ciudadano son importantes, pero para el campo de la política no dispone de un saber especial o privilegiado. De todos modos, personajes como Baremboim o Grossman, sólo son posibles en Israel. En la Franja de Gaza hace rato que los hubieran fusilado.
Algunas aclaraciones en esta coyuntura son importantes. Hoy la guerra en la región no es contra los palestinos o los árabes, sino contra Hamas. Acerca de quién inició las hostilidades armadas no hay discusiones: fue Hamas. La banda necesita la guerra como Drácula la sangre. ¿La guerra es un horror? Chocolate por la noticia. La guerra es un horror, pero el problema no es ése, el problema consiste en saber qué debe hacer una nación cuando se enfrenta con enemigos decididos a aniquilarlos. Poner la otra mejilla puede ser una decisión, pero un gobernante responsable no puede dar esa respuesta. La otra posibilidad es creer que Israel bombardea Gaza porque le gusta matar niños y mujeres. El argumento es interesante, sólo porque se nutre del más cristalino antisemitismo.
¿Tantos años de guerra transformó a Israel en una nación integrada por criminales? Es verdad que a ninguna nación le sale gratis vivir con el dedo en el gatillo, pero está claro que no fue ése el destino que eligieron los Padres Fundadores. “‘Quisimos ser Abel y nos obligan a ser Caín’’, se lamentó alguna vez uno de los Padres. “Nunca nos gustó la guerra dijo Golda Meir- ni siquiera cuando las ganamos’’. Se me hace difícil imaginar a los terroristas de Hamas atravesando por esas dudas existenciales. “Adoramos la muerte, como nuestro enemigos adoran la vida’’, es su respuesta a tantos dilemas. Las almas bellas suspiran acongojadas.

17-2403609.JPG

Para que sirven los Drones del ejercito israeli? Para descubrir terroristas del Hamas.... cogiendose a unas ovejas!

http://prepperchimp.com/2014/08/03/video-israeli-drone-captures-hamas-forces-having-sex-with-goats/

ISRAEL EN LA PICOTA

"ISRAEL EN LA PICOTA" 
Por JAMES NEILSON
PERIODISTA y analista político, ex director de “The Buenos Aires Herald”.

Como fue de prever, el intento de Israel de impedir que Gaza siga siendo una base misilística desde la cual sus enemigos mortales podrían continuar disparando miles de cohetes con la esperanza de sembrar muerte y destrucción en su territorio no tardó en motivar protestas airadas en Europa,  América del Norte y algunas localidades de América latina. 
Si bien, para preocupación de los líderes de la yihad, en esta ocasión la reacción ha sido menos feroz que en el pasado, ha sido suficiente como para obligar al gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu a poner en peligro a los soldados del ejército al ordenarles emprender una operación sumamente difícil para eliminar el complejo de túneles que fue construido por Hamas para almacenar armas y facilitar la penetración de grupos de terroristas en Israel.

En el terreno militar, Israel aún es más poderoso que Hamas o cualquier otra fuerza islamista. 
Tiene que serlo: una derrota en el campo de batalla significaría la matanza de buena parte de sus habitantes. 
Pero, como lo ha recordado la actitud asumida por los medios periodísticos más influyentes  y muchos gobiernos extranjeros, entre ellos el argentino, frente al conflicto más reciente en Gaza, en el terreno propagandístico es muy débil.

De todos los países del mundo, Israel es el más criticado. 
El régimen sirio puede matar a centenares de miles de rebeldes, perpetrando un sinfín de atrocidades, sin que haya manifestaciones multitudinarias de protesta en las grandes ciudades occidentales; si los israelíes provocan bajas civiles en Gaza –de tomarse en serio las declaraciones de los voceros de Hamas, todas lo son–, serán acusados de “genocidio”  y de actuar como “nazis”. 
Incluso aquellos mandatarios, como el norteamericano Barack Obama, que se animan a señalar que los israelíes sí tienen el derecho de defenderse contra los resueltos a aniquilarlos, se sienten constreñidos a advertirles que les convendría limitarse a emplear métodos pacíficos.

Los enemigos de lo que los más rabiosos llaman el “ente sionista” saben aprovechar la voluntad de tantos occidentales a juzgar la conducta israelí según pautas que no aplicarían a ningún otro país de la tierra. 
Entienden muy bien que, para el gobierno de Netanyahu, la muerte de un niño musulmán es un desastre, pero para Hamas, cuantos más mueran mejor. 
Los israelíes tratan de proteger a sus propios civiles, de ahí la “desproporción” del número de muertes que tanto angustia a la opinión pública occidental; los islamistas usan los suyos como escudos humanos. 
Desde su punto de  vista, es lógico; dicen amar la muerte más que la vida.  
También les parece lógico violar las treguas esporádicas promovidas, con la aquiescencia israelí, por países como Egipto; si ellos dejaran de disparar cohetes contra Israel, el conflicto terminaría; en cambio, si “los sionistas” optaran por una postura conciliadora, entraría en una fase más truculenta. 
¿A qué se debe el consenso de que a los enemigos de Israel todo está permitido pero a Israel mismo nada lo está? No cabe duda de que el antisemitismo, en el sentido tradicional de la palabra, ha contribuido a la obsesión de tantos con el único país judío. 
Miles de académicos que no soñarían con organizar un boicot contra los intelectuales de China, Rusia, Arabia Saudita, Turquía, Siria, Sudán –la lista es interminable– están más que dispuestos a tratar como parias a sus colegas israelíes. 
Asimismo, las protestas violentas supuestamente pro palestinas que estallaron hace poco en París y en diversas ciudades alemanas pronto degeneraron en pogromos al ensañarse las turbas con sinagogas y negocios judíos.

Otra desventaja sufrida por Israel es un tanto paradójica: se asemeja demasiado a una típica democracia occidental, lo que, lejos de garantizarle la solidaridad de sus presuntos congéneres, ha servido para estimular la hostilidad de una amplia franja de contestatarios. 
En los años últimos, la izquierda combativa post marxista se ha aliado con el islamismo porque, a su juicio por lo menos, están luchando contra un enemigo común.

A esta gente, el que en Irán  y otros países los guerreros santos hayan celebrado sus triunfos exterminando con crueldad aleccionadora a los izquierdistas y otros rebeldes que los habían ayudado a demoler el statu quo anterior le parece meramente anecdótico.
Algunos críticos acérrimos del Estado Judío reivindican con franqueza una actitud que, en otras circunstancias, ellos mismos calificarían de racista. 
Afirman que por ser Israel un país de cultura mayormente occidental, es legítimo exigirles a sus dirigentes respetar normas mucho más elevadas que las apropiadas para árabes, iraníes, afganos o paquistaníes. 
Por lo tanto, no les importan las matanzas horrendas que ya son rutinarias en el Oriente Medio, el norte de África y que con toda probabilidad pronto se darán en Afganistán al abandonarlo a su suerte los norteamericanos y europeos, por tratarse a su juicio de algo acaso lamentable pero así y todo natural, sin por eso reconocer que, en  vista de la clase de vecindario en el que se encuentran, los israelíes no tienen más alternativa que la de tratar de defenderse por medios militares. 
Con todo, aunque ciertas elites progresistas siguen solidarizándose a su modo con Hamas y, con menos entusiasmo, los “moderados” de Al Fatah, hay señales de que en Europa y América del Norte la mayoría ha comenzado a ubicar lo que está sucediendo en Gaza en un contexto mayor al supuesto por quienes quisieran creer que sólo es cuestión de una disputa territorial que podría solucionarse con la creación de un Estado palestino viable. 
Sucede que la razón por la que tantos indonesios, malayos, paquistaníes, iraníes y árabes odian a Israel y fantasean con borrarlo de la faz de la tierra no tiene nada que ver con su hipotética simpatía por los palestinos.

Para musulmanes piadosos que toman al pie de la letra lo que está escrito en el Alcorán, los judíos son enemigos eternos del Islam porque Alá lo dijo al profeta Mahoma. 
Por lo demás, los islamistas, cuya prédica ha resultado ser muy atractiva al difundirse la sensación de que el Occidente está batiéndose en retirada, se han propuesto reconquistar todos los territorios que habían dominado sus antecesores, comenzando con Israel.

Por motivos comprensibles, pocos occidentales han querido considerar la posibilidad de que la época de las guerras de religión no pertenezca a un pasado lamentable sino que, por el contrario, los conflictos entre los distintos credos se han reanudado y amenazan con adquirir proporciones terroríficas.

Estarán en lo cierto los políticos occidentales y personajes como Jorge Bergoglio que insisten en que la paz es mejor que la guerra, que el mundo se beneficiaría si todos lograran convivir en un clima de respeto mutuo, pero fuera del Occidente sus palabras conmovedoras no cambian nada. 
Mientras los bien pensantes se rasgaban las vestiduras y deploraban las acciones de los israelíes, miles de cristianos y otros “infieles” huyeron de la ciudad iraquí de Mosul que hacía poco había caído en manos de islamistas que les pedían elegir entre convertirse a la única fe verdadera y morir decapitados o crucificados. 
Sería legítimo suponer que la limpieza étnica, mejor dicho, religiosa, en gran escala que está llevándose a cabo en muchas partes del extenso mundo musulmán, merecería tanta atención como el conflicto en Gaza, pero, desgraciadamente para los perseguidos por fanáticos sanguinarios, estos no son judíos.

Israel está bajo sitio por razones religiosas, no porque, como aseveran los deseosos de verlo desaparecer, ocupa territorio que en su opinión no le corresponde. 
Desde hace siglos es habitual que, en zonas en que la convivencia pacífica es imposible, se intercambien poblaciones. 
Luego de la Segunda Guerra Mundial, diez millones de alemanes fueron expulsados de países europeos en que sus ancestros habían vivido durante siglos; los acogió la Alemania Federal sin pensar en reivindicar el derecho de todos a regresar a Rusia, Polonia o Checoslovaquia. 
Luego de la Primera Guerra Mundial, los griegos cuyas comunidades en Turquía habían existido desde hacía varios milenios “volvieron” a la tierra de sus antepasados remotos, mientras que sus ex compatriotas turcos, mejor dicho, musulmanes, fueron enviados a Anatolia. 
Sin embargo, mientras que Israel ha mantenido las puertas abiertas a todos los muchos judíos echados de los países árabes, de estos ninguno permitió que los palestinos se integraran plenamente a sus propias sociedades. 
Los distintos regímenes entendieron enseguida que les convendría mucho más mantenerlos indefinidamente como “refugiados” subsidiados por la “comunidad internacional”, o sea, Europa y Estados Unidos, a la espera de que, andando el tiempo, les sería dado sacar provecho de la conciencia culposa del Occidente que, para pedir perdón por el holocausto del pueblo judío, declaró inaceptable cualquier forma de discriminación étnica o religiosa, de ahí la inmigración masiva de musulmanes reacios a dejarse asimilar. 
Hasta ahora, la estrategia ha brindado los resultados deseados, pero de producirse más baños de sangre en el Oriente Medio, serán cada vez menos los convencidos de que casi todos los problemas de aquella región trágica se deben a la perversidad israelí.

"Llegó la hora, oh amados, de crear un emirato en el Levante"

http://www.infobae.com/2014/07/25/1583203-despues-del-califato-proclamado-el-eiil-al-nusra-crea-un-emirato-siria

Después del "califato" proclamado por el EIIL, Al Nusra crea un "emirato" en Siria

El grupo insurgente islamista Al Nusra, miembro del frente rebelde que enfrenta a Bashar Al Assad en Siria, acaba de proclamar la creación de un emirato en las zonas del país que controla, después de que los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) proclamaran un califato días atrás.
Al Nusra y EIIL, ambas organizaciones islámicas con vínculos con Al Qaeda, han extendido sus zonas de influencia en el último período, en un contexto de fuerte inestabilidad y crisis tanto en Siria como en Irak. Ambas han avanzado a través de la conquista de pueblos estratégicos, lo que les valió, en el caso de Siria, una mayor fragmentación en el frente rebelde.
El EIIL, que controla las provincias de Deir Ezor y Raqa, en el norte y este de Siria, lanzó el 9 de julio una fulgurante ofensiva en Irak, que le permitió hacerse con amplios territorios del este y del norte de ese país. Antes de esto, la organización iraquí había proclamado la creación de un califato en los territorios bajo su control, desde la ciudad siria de Alepo hasta la provincia iraquí de Diyala.
Por su parte, desde el 11 de julio circula en la web un audio atribuido al líder de Al Nusra, Abu Mohamed Al Jolani, en el que anuncia la creación de un emirato en sus territorios. 
"Llegó la hora, oh amados, de crear un emirato en el Levante", declaró Al Jolani, y agregó que sus límites serán "el régimen, quienes exageran (el EIIL), los corruptos (los rebeldes)" y los kurdos.
Días después del anuncio, estallaron combates hacia adentro del frente rebelde, entre EIIL y Al Nusra, que hasta el momento habían sido aliadas en la guerra contra el régimen de Bashar Al Assad, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).
"Los enfrentamientos entre Al Nusra y los yihadistas comenzaron a principios de julio, pero la batalla más sangrienta tuvo lugar hace una semana en la región de Jisr al Shughur, en la provincia de Idleb", indicó el jueves a la AFP Rami Abdel Rahman, director del OSDH, con sede en Gran Bretaña.
Esta batalla dejó "decenas de muertos" en las filas de Al Nusra y del Frente de Revolucionario de Siria (FRS), una coalición de insurgentes.
Opositores sirios afirman que Al Nusra se debilitó mucho en los últimos meses luchando contra EIIL y que ahora procura extender nuevamente su influencia.
Según Abu Yasmin, un rebelde de la provincia de Idleb, en el noroeste de Siria, "Al Nusra está en crisis. Su anuncio de (...) un emirato es un modo de atraer a nuevos yihadistas a sus filas. En el terreno, está impulsando la creación de un emirato bajo su exclusivo control", agregó.
Al Nusra surgió en Siria hacia fines de 2011, un año y medio antes de la aparición de EIIL. Contrariamente a este último grupo, Al Nusra se integró a la rebelión y reivindicó importantes ataques contra el régimen.
La guerra que ha devastado al país y costó la vida a más de 170.000 sirios expulsó de sus hogares a nueve millones de personas hasta el momento.

http://www.infobae.com/2014/08/05/1585424-la-limpieza-religiosa-que-el-mundo-ignora-los-cristianos-masacrados-irak-y-siria 

La limpieza religiosa que el mundo ignora: los cristianos masacrados en Irak y Siria

Por primera vez en algo más de dos mil años, uno de los pueblos cristianos más tradicionales no celebró misa el último domingo. Pero la noticia no trascendió más allá de los límites en ruinas de Mosul, una de las principales ciudades iraquíes bajo el poder del Estado Islámico, el grupo terrorista más sanguinario del que se tenga memoria.

Perseguidos desde el primer momento, los cristianos de Mosul viven su propio calvario sin que organismos internacionales disparen alarmas por la masacre a la que son sometidos a diario. Ni siquiera la palabra del papa Francisco fue escuchada: "Recordemos en nuestras oraciones a estos hermanos perseguidos".

Sin embargo, la masacre de cristianos continúa. Y no sólo en Mosul. Ciudades enteras en Siria son "purificadas" de cristianos al paso de este grupo terrorista. A sus fusilamientos suman decapitaciones públicas y crucifixiones en el medio de las ciudades. Sus cuerpos inertes y sus cabezas son exhibidas en el centro de la ciudad. Es una advertencia del horror que padecerán si no se convierten al islam o no abandonan el pueblo.

Así como durante el Holocausto los nazis rotulaban con una Estrella de David a los judíos para después exterminarlos, los "nazarenos" -como los identifican despectivamente los musulmanes extremistas- son marcados con la letra "N" o "Nun" (en árabe ن) en la fachada de sus casas. Esa pintura significa una sentencia a muerte. O la obligación de marcharse para siempre de Mosul.
Mosul -o Nínive como se la conocía en la antigüedad- se convirtió al cristianismo entre los siglos I y II y fue cuna de monasterios y templos sagrados que fueron foco de civilización y cultura para Oriente. Desde entonces, los cristianos no han dejado de ser perseguidos.

Primero sobrevivieron a la conquista musulmana del siglo VII. Fue en esa época cuando aguantaron la persecución de kurdos y más tarde del Imperio Otomano. Sin embargo, lo que no han podido siglos de adversidades, lo han logrado los terroristas del Estado Islámico.

Los cristianos de Mosul ya no se ven. Han sido expulsados o exterminados por los yihadistas en menos de siete meses. Los terroristas los identifican marcando sus casas con la letra árabe Nun, inicial de nazareno, "cristiano".

Los pocos que quedaban o se convertieron al islam, o marcharon al exilio o fueron pasados a espada. El califa del Estado Islámico, Abu Bakr Al Bagdadi, ha impuesto en su territorio la sharía -ley islámica- y no admite más creencia que la suya. La desobediencia acarrea la pena de muerte.

El exterminio sistemático de cristianos en Irak y en Siria sólo despertó la indignación de organizaciones religiosas y se manifestó en las redes sociales, sobre todo en Facebook y Twitter.

Bajo el hashtag #WeAreN (#SomosN) miles de usuarios alzan la voz sobre una de las masacres más silenciadas de Medio Oriente. Hacen referencia a la marca mortal de la ن que abunda en Mosul. La campaña comenzó cuando la periodista Dalia Al-Aqidi llamó a sus seguidores a comentar la masacre de cristianos bajo ese hashtag. Fue en ese momento que la "N" se resignificó.
Así como durante el Holocausto los nazis rotulaban con una Estrella de David a los judíos para después exterminarlos, los "nazarenos" -como los identifican despectivamente los musulmanes extremistas- son marcados con la letra "N" o "Nun" (en árabe ن) en la fachada de sus casas. Esa pintura significa una sentencia a muerte. O la obligación de marcharse para siempre de Mosul.

 
Mosul -o Nínive como se la conocía en la antigüedad- se convirtió al cristianismo entre los siglos I y II y fue cuna de monasterios y templos sagrados que fueron foco de civilización y cultura para Oriente. Desde entonces, los cristianos no han dejado de ser perseguidos.

Primero sobrevivieron a la conquista musulmana del siglo VII. Fue en esa época cuando aguantaron la persecución de kurdos y más tarde del Imperio Otomano. Sin embargo, lo que no han podido siglos de adversidades, lo han logrado los terroristas del Estado Islámico.

Los cristianos de Mosul ya no se ven. Han sido expulsados o exterminados por los yihadistas en menos de siete meses. Los terroristas los identifican marcando sus casas con la letra árabe Nun, inicial de nazareno, "cristiano".

Los pocos que quedaban o se convertieron al islam, o marcharon al exilio o fueron pasados a espada. El califa del Estado Islámico, Abu Bakr Al Bagdadi, ha impuesto en su territorio la sharía -ley islámica- y no admite más creencia que la suya. La desobediencia acarrea la pena de muerte.

El exterminio sistemático de cristianos en Irak y en Siria sólo despertó la indignación de organizaciones religiosas y se manifestó en las redes sociales, sobre todo en Facebook y Twitter.

Bajo el hashtag #WeAreN (#SomosN) miles de usuarios alzan la voz sobre una de las masacres más silenciadas de Medio Oriente. Hacen referencia a la marca mortal de la ن que abunda en Mosul. La campaña comenzó cuando la periodista Dalia Al-Aqidi llamó a sus seguidores a comentar la masacre de cristianos bajo ese hashtag. Fue en ese momento que la "N" se resignificó.
View image on Twitter


Pero los hashtag no se detuvieron ahí. Los franceses fueron quienes hicieron más popular la consigna y agregaron: #TodosSomosNazarenos. Más de 55 mil tuits hicieron mención de la masacre. Y algunos de ellos, sin el hash mostraron la indignación por la falta de compromiso de algunos comunicadores cristianos. 
View image on Twitter 

Bajo amenaza de muerte, miles de fieles abandonaron la ciudad. "Hemos dejado todo en Mosul. Sólo pudimos traer lo que llevábamos en el cuerpo: documentos y unas pocas bolsas. Esto es todo lo que nos ha quedado. No sé si podremos volver algún día, tampoco qué nos deparará el futuro", señaló Habib, un católico caldeo que sufrió al Estado Islámico.

Otra víctima, madre de cuatro hijos, lamentó que no haya lugar para los cristianos en Medio Oriente. "¿Adónde podrán ir? Nada nos ata ya a Irak. Primero la guerra de 2003; después los desórdenes, cuando los cristianos nos convertimos en blanco de los fanáticos. Y ahora esto: queremos irnos cuanto antes a Occidente".

Ya con el control de la ciudad, los miembros del Estado Islámico se apoderó de los edificios religiosos. Incluso, según indicó a Radio Vaticana el 19 de julio el patriarca de la Iglesia Católica Siria, Ignace Joseph III Younan, los yihadistas incendiaron el obispado local. “No hay una sola familia cristiana en Mosul”, afirmó a The Guardian, Bashar Nasih Behnam, de 52 años. “La última era una mujer cristiana discapacitada. Ella permaneció porque no podía salir. Ellos (los terroristas islámicos), llegaron y le dijeron que tenía que irse si no le cortarían la cabeza con una espada. Esa fue la última familia”, indicó.

Pese a las campañas y a la evidente masacre a la que son sometidos a diario los cristianos de Irak, Naciones Unidas no ha hecho nada al respecto. Ni siquiera se ha pronunciado. Sólo el gobierno francés ha dado asilo a algunos de los perseguidos por los terroristas. 
  
A esta altura, parece muy lejana la paz en Siria, a más de tres años de iniciado el conflicto entre el régimen de Bashar al Assad y los rebeldes. Tan lejana que por estos días se teme que un nuevo actor sea involucrado en esta guerra civil. Es que los combates entre el ejército libanés y los militantes islamistas del Estado Islámico en la frontera con Siria podrían arrastrar al Líbano al enfrentamiento sirio.
En las últimas semanas, el Estado Islámico ha tomado el control de importantes y estratégicas zonas de Siria e Irak. Mientras tanto, los combates contra el Líbano continúan y, en caso de progresar con sus asaltos, esto podría marcar un nuevo frente para formar un califato en gran parte de Medio Oriente.
La situación libanesa podría agravarse aún más si ocurriera una grave ataque, debido a las fuertes tensiones entre musulmanes chiítas y sunitas. "Eso es exactamente lo que los extremistas quieren", consideró Ariane Tabatabai, experto en seguridad de Medio Oriente de la Universidad de Harvard, en diálogo con Mashable.
"Pueden crear todo tipo de problemas en términos de aumentar las tensiones sectarias", agregó Anthony Cordesman, experto en seguridad de Medio Oriente del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.
Los recientes combates en la frontera siria comenzaron la semana pasada cuando el ejército libanés arrestó a Imad Ahmad Jomaa, un comandante rebelde en Siria, que era parte del Frente Al Nusra, brazo armado de Al Qaeda, antes de prestar juramente al Estado Islámico.
El movimiento yihadista respondió con un fuerte ataque a las fuerzas libanesas, que terminó con el control que tenían las milicias en la localidad de Arsal. Este enfrentamiento dejó un saldo de 20 militantes y 17 soldados muertos, según consignó la agencia AP.
A su vez, de acuerdo a información de The New York Times, 22 soldados libaneses se encuentran desaparecidos, por lo que se estima que habrían sido capturados.
En los últimos meses, el Estado Islámico dio cuenta de la brutalidad de sus operaciones. El grupo terrorista ha hecho circular varias fotos en las que se ve a sus combatientes exhibiendo las cabezas decapitadas de sus víctimas como si fuesen trofeos. Además, también han publicado videos sin ningún tipo de censura en los que ejecutan a sangre fría a ciudadanos civiles.
Faysal Itani, miembro del Consejo del Atlántico del Centro de Rafiki Hariri, señaló que el movimiento islamista "ha demostrado ser astuto estratega" y advirtió que "algunas personas esperan que tome Mosul [Irak] tan rápidamente y con éxito".
El Estado Islámico continúa sembrando terror en Irak. La insurgencia islamista ha publicado numerosos videos en los que se puede constatar las masacres que lleva adelante el grupo terrorista. Este lunes trascendió el video de una escalofriante matanza en la ciudad iraquí de Tikrit.
De acuerdo con la información que provee el material, se trata de la mayor masacre a chiítas en esa ciudad de Irak.
En el video se muestran dos momentos de estas aterradoras ejecuciones.
En primer lugar, camionetas trasladan a decenas de hombres hacia un descampado, donde son obligados a permanecer tendidos en el suelo. Allí dos miembros del Estado Islámico se encargan de ejecutarlos uno por uno con disparos en la cabeza.
En la segunda parte, los combatientes ejecutan a los civiles chiítas y los arrojan al río.
 Por su parte, en otro video, el ISIS (por sus siglas en inglés) exhibe un coche bomba lleno de explosivos antes de ser detonado.
El Estado Islámico, que meses atrás proclamó un califato, extendió sus zonas de influencia en el último período, en un contexto de fuerte inestabilidad y crisis tanto en Siria como en Irak.
El grupo insurgente ha avanzado a través de la conquista de pueblos estratégicos, lo que le valió, en el caso de Siria, una mayor fragmentación en el frente rebelde.

Coche bomba suicida Estado Islamico Iran
 

 



Los manuales de combate de Hamas enseñan los "beneficios de los escudos humanos"

http://www.infobae.com/2014/08/04/1585294-los-manuales-combate-hamas-ensenan-los-beneficios-los-escudos-humanos

Con el fin de minimizar el poder de fuego de Israel, los terroristas de Hamas saben que la utilización de "escudos humanos" impediría, en parte, las consecuencias de una invasión del Ejército israelí en la Franja de Gaza, e incluso el uso discriminado de misiles donde se refugian los militantes extremistas.

La noticia fue confirmada a partir de la captura de los manuales para la "guerra urbana" que desarrolló la cúpula de la banda terrorista para combatir al Estado de Israel. Los textos pertenecían a la Brigada Shuja'iya de la banda.

"Los soldados y los comandantes del Ejército de Israel deben limitar el uso de armas y tácticas que conducen al daño y la pérdida innecesaria de personas y (la destrucción) de instalaciones civiles. Es difícil para ellos obtener el máximo uso de sus armas de fuego, especialmente del fuego de apoyo", señala uno de los documentos secuestrado por los comandos israelíes.
 
El manual continúa explicando que la "presencia de civiles son focos de resistencia" que causan tres problemas centrales para las fuerzas de avanzada israelíes: con el fuego abierto; con la población civil durante los operativos; poner a salvaguarda el suministro de soporte médico para los civiles que lo necesiten.

Incluso, los textos indican los beneficios que tiene para su guerra psicológica la destrucción de casas y edificios: "La destrucción de casas de civiles aumenta el odio de los ciudadanos hacia los atacantes y aumenta su recolección (de apoyo) en torno a los defensores de la ciudad"; en este caso, los terroristas de Hamas.

Este tipo de manifestaciones por parte de Hamas no se ha alterado ni en las apariciones públicas de sus voceros y comandantes. Hoy trascendió un video de Faouzi Barhoum donde llamó a los civiles a utilizar "armas, palos, cuchillos y automóviles" a fin de "asesinar y pisar a los sionistas".
 
 

Europa financia el terror con sus rescates...

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/08/02/actualidad/1407009510_086373.html

El dinero llenaba tres maletas: cinco millones de euros. Nada más aterrizar en Bamako en un avión militar casi vacío, el funcionario alemán encargado de entregar el cargamento se reunió en secreto con el presidente de Malí, que había ofrecido a Europa una salida que le permitía resolver el problema y guardar las apariencias.
Oficialmente, Alemania había presupuestado el dinero como parte de la ayuda humanitaria a Malí. En realidad, todos los implicados sabían que el dinero iba destinado a un extraño grupo de extremistas islámicos que tenían en su poder a 32 rehenes europeos, según seis altos diplomáticos que intervinieron en el intercambio.
Las maletas partieron en unas camionetas rumbo al norte, hasta el corazón del Sáhara, donde unos combatientes barbudos que pronto se transformarían en un brazo oficial de Al Qaeda contaron el dinero sobre una manta extendida en la arena.
Este episodio de 2003 fue una experiencia aleccionadora para ambas partes. Once años después, las entregas en Bamako son ya un ritual muy ensayado, igual que las docenas de transacciones de este tipo que se realizan en otros lugares de todo el mundo. Secuestrar a europeos para cobrar un rescate se ha convertido para Al Qaeda en un negocio global que financia sus actividades en todo el mundo.
Aunque los gobiernos europeos niegan el pago de rescates, una investigación llevada a cabo por The New York Times ha descubierto que Al Qaeda y sus filiales han obtenido al menos 94 millones de euros a cambio de secuestrados desde 2008 —49 millones solo el año pasado—. En varios comunicados, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos habla de cantidades que, sumadas, colocan el total en 123 millones de euros para ese mismo periodo.
Estos pagos fueron desembolsados casi exclusivamente por gobiernos europeos, que canalizaron el dinero a través de una red de terceros, a veces enmascarado como ayuda al desarrollo, según los testimonios de antiguos rehenes, negociadores, diplomáticos y funcionarios recabados para este reportaje en 10 países de Europa, África y Oriente Próximo. Los mecanismos secretos del negocio de los secuestros también salieron a la luz en miles de páginas de documentos de Al Qaeda que la autora de este artículo descubrió el año pasado en el norte de Malí.
En sus primeros tiempos, Al Qaeda recibía la mayor parte de su dinero de donantes ricos, pero los responsables de la lucha antiterrorista creen que el grupo sostiene hoy casi toda su labor de reclutamiento, entrenamiento y adquisición de armas con los rescates que pagan los europeos. En otras palabras: Europa se ha convertido en financiador involuntario de Al Qaeda.
Los ministerios de Exteriores de Austria, Francia, Alemania, Italia y Suiza han negado, por teléfono o por correo electrónico, haber pagado a los terroristas. “Las autoridades francesas han dicho en repetidas ocasiones que Francia no paga rescates”, dice Vincent Floreani, director adjunto de comunicación del Ministerio de Asuntos Exteriores francés.
Varios altos diplomáticos que han participado en negociaciones describen la decisión de pagar rescates por sus compatriotas como una disyuntiva angustiosa: ¿acceder a las demandas de los terroristas o dejar que maten a inocentes, a menudo por métodos públicos y repugnantes?
Sin embargo, el hecho de que Europa y sus intermediarios continúen pagando ha desencadenado un círculo vicioso. “El secuestro para obtener un rescate es ya la principal fuente de financiación del terrorismo”, aseguró en 2012 David S. Cohen, subsecretario del Departamento del Tesoro estadounidense encargado de terrorismo e inteligencia financiera. “Cada transacción alienta otra transacción”.
Y es un negocio floreciente: si en 2003 los secuestradores cobraban alrededor de 150.000 euros por rehén, hoy llegan a obtener hasta 7,5 millones. “El dinero de los secuestros es un botín fácil”, escribió Nasser al Wuhaysi, líder de Al Qaeda en la Península Arábiga. “Un comercio rentable y un valioso tesoro”. Los ingresos generados son tales que los documentos internos muestran que, ya hace cinco años, el mando central de Al Qaeda en Pakistán supervisaba las negociaciones sobre rehenes en África. Además, los relatos de los supervivientes revelan que las tres grandes filiales del grupo terrorista —Al Qaeda en el Magreb Islámico, en el norte de África, Al Qaeda en la Península Arábiga, en Yemen, y Al Shahab, en Somalia— coordinan sus esfuerzos y se rigen por un protocolo común de secuestros.
Para que sus combatientes sufran los mínimos riesgos posibles, las filiales del terror subcontratan la captura de rehenes a grupos criminales que trabajan a comisión. Los negociadores, al parecer, se quedan con un 10% del rescate, lo cual es un incentivo para aumentar la suma total, de acuerdo con exrehenes y responsables antiterroristas.
La estrategia incluye un cuidadoso proceso de negociación, que empieza con largos periodos de silencio para crear el pánico en los países de origen. Después hacen público un vídeo del rehén en el que suplica a su gobierno que negocie. Aunque los secuestradores amenazan con matar a sus víctimas, en los cinco últimos años las filiales de Al Qaeda han ejecutado a un mínimo porcentaje de secuestrados, una situación que contrasta con la de hace 10 años. Al Qaeda ha comprendido que es más provechoso mantener a los rehenes con vida e intercambiarlos por presos y dinero.
Algunos países, encabezados por EE UU y Reino Unido, se han resistido a pagar. Aunque ambos han negociado con grupos extremistas —la última prueba es el intercambio de presos talibanes por el sargento estadounidense Bowe Bergdahl—, hay una línea que no cruzan, y es la de los rescates.
Se trata de una decisión con graves consecuencias. Mientras que docenas de europeos han recobrado la libertad sin sufrir daños, son pocos los estadounidenses o los británicos que han salido con vida. “Los europeos tienen muchas explicaciones que dar”, dice Vicki Huddleston, ex subsecretaria adjunta de Defensa para asuntos africanos y embajadora en Malí en 2003, cuando Alemania pagó el primer rescate. “Es una política completamente hipócrita. Pagan los rescates y luego niegan haber pagado nada”. Y añade: “El peligro no es solo que alimenta el movimiento terrorista, sino que vuelve vulnerables a todos nuestros ciudadanos”.
El 23 de febrero de 2003, cuatro turistas suizos, entre ellos dos mujeres de 19 años, se despertaron en sus sacos de dormir, en el sur de Argelia, entre los gritos de unos hombres armados, que ordenaron a las jóvenes que se cubrieran el cabello con toallas, se apoderaron de su furgoneta y se largaron con ellos.
En los días posteriores se desvanecieron otros siete grupos de turistas que viajaban por la misma zona del desierto. Los gobiernos europeos se apresuraron a buscar a sus ciudadanos. Pasaron semanas hasta que un avión alemán de reconocimiento regresó con imágenes de los vehículos abandonados. Tiempo después, un explorador a pie vio un objeto blanco a través de sus prismáticos. Era una carta dejada debajo de una roca. Con letra embarullada, exponía las demandas de un grupo yihadista poco conocido, que decía llamarse Grupo Salafista para la Predicación y el Combate.
Armados con unos cuantos fusiles de caza y viejos AK-47, los secuestradores habían logrado capturar en varias semanas a docenas de turistas, en su mayoría alemanes, pero también de Austria, Holanda, Suecia y Suiza. Aunque las primeras emboscadas estaban organizadas, da la impresión de que otros fueron secuestros al azar, como el caso de dos desafortunados turistas de 26 años de Innsbruck, Austria, a los que descubrieron por la hoguera que habían encendido para cocinarse unos espaguetis.
“Después de capturarnos, no parecían saber qué hacer con nosotros”, dice Reto Walther, de Untersiggenthal, Suiza, que estaba en uno de los primeros grupos capturados. “Iban improvisando”. La única comida que tenían eran las conservas que llevaban los secuestrados encima. El único combustible, lo que había en cada depósito. Abandonaban los coches cuando se quedaban sin gasolina, y obligaban a sus rehenes a continuar a pie.
A pesar de ese comportamiento de aficionados, los yihadistas habían dado con un punto débil. Casi ningún rehén se había resistido y, si bien los secuestrados eran más numerosos que sus captores, nunca intentaron escaparse durante su cautiverio, seis meses para algunos de ellos. El siniestro entorno desértico era una “prisión al aire libre”.
Es fundamental el hecho de que, aunque los países europeos tenían una potencia de fuego superior a la de los rudimentarios muyahidines, considerasen que emprender una misión de rescate era demasiado arriesgado.
Los yihadistas pidieron armas. Después plantearon exigencias políticas imposibles de cumplir, como la expulsión del Gobierno argelino. Cuando murió de deshidratación una mujer alemana de 45 años, las autoridades europeas, aterradas, empezaron a pensar que pagar rescates disfrazados de ayuda al desarrollo era un mal menor.
“Los norteamericanos nos dijeron mil veces que no pagáramos rescates. Y nosotros les respondimos: ‘No queremos pagar. Pero no podemos perder a nuestra gente”, dice un embajador europeo destacado entonces en Argelia, y uno de los seis altos funcionarios occidentales que vivieron de cerca los secuestros de 2003 y que han confirmado varios detalles para esta historia. Todos han hablado a condición de conservar el anonimato, porque las informaciones siguen siendo secretas. “Era una situación muy difícil”, dice el embajador, “pero, al fin y al cabo, estamos hablando de vidas humanas”.
Los secuestradores de los turistas europeos usaron los cinco millones de euros para poner en marcha su movimiento, reclutar y entrenar a otros terroristas que llevaron a cabo una serie de ataques devastadores. Se convirtieron en una potencia regional y fueron aceptados en la red de Al Qaeda, que les dio el nombre de Al Qaeda en el Magreb Islámico. A medida que los secuestros se transformaron en su principal modo de vida, fueron refinando el procedimiento.
El 2 de febrero de 2011, cuando sus ojeadores en el sur de Argelia vieron a una turista italiana de 53 años, Mariasandra Mariani, que admiraba las dunas con sus prismáticos, tenían ya muy perfeccionado su sistema. Los pistoleros que la aprehendieron circularon durante días por una ruta que parecía claramente delineada.
Bajo una zarza encontraban un barril lleno de combustible. O un montón de neumáticos para sustituir alguno que se les hubiera podido pinchar. Nunca se les acabó la comida. Mariani se enteraría posteriormente de que contaban con una infraestructura de suministros enterrados en la arena y señalada con coordenadas de GPS.
Años antes, habían dejado sus demandas en una carta bajo una roca. Ahora tenían teléfonos por satélite. Le entregaron el texto que tenía que decir y marcaron el número de la cadena Al Jazeera. “Me llamo Mariasandra Mariani. Soy la italiana que ha sido secuestrada”, leyó. “Sigo en poder de Al Qaeda en el Magreb Islámico”.
Durante sus 14 meses de cautiverio, cada vez que los secuestradores tenían la impresión de que ya no se les prestaba tanta atención, alzaban una tienda en el desierto y obligaban a Mariani a grabar un mensaje en vídeo rodeada de sus secuestradores armados.
Once antiguos rehenes, capturados por grupos de Al Qaeda en Argelia, Malí, Níger, Siria y Yemen, que han aceptado ser entrevistados para este artículo, cuentan un proceso similar en las negociaciones, que empezaba por un periodo obligado de silencio. Los mensajes de vídeo y las llamadas telefónicas eran infrecuentes. El silencio parecía pensado para aterrorizar a las familias de los cautivos, que, a su vez, presionaban a sus respectivos gobiernos. Al final, Mariasandra Mariani fue liberada, junto con dos rehenes españoles, a cambio de un rescate que, según un negociador que intervino en su caso, rondó los ocho millones.
La inmensa mayoría de los secuestros en nombre de Al Qaeda se han producido en África y, en los últimos tiempos, en Siria y Yemen. Estas regiones están a miles de kilómetros del mando central de la red terrorista, en Pakistán.
Sin embargo, grabaciones del grupo así como varias cartas confidenciales entre sus jefes indican que los altos mandos de la organización participan de forma directa en las negociaciones, y no faltan los reproches a sus lugartenientes en esos lugares por no cumplir instrucciones.
Los ingresos que aportan los rehenes han hecho que sean verdaderamente valiosos para el movimiento. En una carta enviada en 2012 a sus hermanos yihadistas en África, el hombre que había sido secretario personal de Bin Laden y hoy es número dos de Al Qaeda escribía que al menos la mitad de su presupuesto en Yemen procedía de los rescates.
Cuando Mariasandra Mariani cayó enferma de disentería en el desierto maliense, un médico yihadista le enchufó suero y la cuidó hasta devolverle la salud. A otra rehén francesa con cáncer le facilitaron medicinas específicas. Por el contrario, los rehenes de países que no pagan rescates afrontan un duro destino.
En 2009, unos secuestradores capturaron a cuatro turistas que regresaban a Níger después de asistir a un festival de música en Malí: una alemana, una pareja suiza y un británico, Edwin Dyer, de 61 años. El Gobierno británico dejó claro que no pagaría por la liberación de Dyer. Días después, Al Qaeda en el Magreb Islámico anunciaba su asesinato. “Parece que Gran Bretaña valora poco a sus ciudadanos”, apostillaba el comunicado.
Los suizos y la alemana capturados junto con Dyer fueron puestos en libertad después de que se pagara un rescate de unos ocho millones de euros, según uno de los negociadores suizos que ayudaron a obtener la liberación. Ese mismo año, el Parlamento suizo aprobó un presupuesto en el que “de pronto se había añadido una partida para la ayuda humanitaria a Malí”, dice el funcionario.
Los negociadores creen que los grupos de Al Qaeda tienen muy claro qué gobiernos pagan. De los 53 rehenes capturados por las franquicias de Al Qaeda en los últimos cinco años, la tercera parte son franceses. Y de países pequeños como Austria, España y Suiza, que no cuentan con grandes comunidades de expatriados en los países donde se producen los secuestros, procede más del 20% de las víctimas.
Por el contrario, solo se sabe de tres estadounidenses a los que han secuestrado Al Qaeda o sus filiales, un mero 5% del total. “Es evidente que Al Qaeda los selecciona en función de su nacionalidad”, dice Jean-Paul Rouiller, director del Centro de Entrenamiento y Análisis del Terrorismo de Ginebra. “Los rehenes son una inversión, y uno no invierte si no tiene cierta seguridad de que le va a ser rentable”.
Los países occidentales han firmado numerosos acuerdos para poner fin al pago de rescates, el último en una cumbre del G-8 de 2014, donde varios de los países europeos que más rescates han pagado se adhirieron a una declaración que acordaba eliminar esta práctica. Sin embargo, según los rehenes liberados este año y algunos negociadores veteranos, varios gobiernos de Europa —en particular Francia, España y Suiza— siguen siendo responsables de los mayores pagos, incluido un rescate de 30 millones de euros que se pagó en otoño del año pasado a cambio de la libertad de cuatro franceses retenidos en Malí.
Un asesor presidencial de Burkina Faso que ha intervenido en el rescate de varios occidentales secuestrados en el Sáhara describe la agresividad de los diplomáticos occidentales cuando le exigen la liberación de combatientes de Al Qaeda presos en cárceles locales para obtener a cambio la libertad de sus rehenes, una de las demandas adicionales que suelen hacer los captores. “No puede imaginarse la presión que ejerce Occidente sobre los países africanos”, dice. “Son ustedes, Occidente, quienes les dan vida. Son ustedes quienes les financian”.
El funcionario, que pide el anonimato por motivos de seguridad, explica que el emisario de los gobiernos europeos viaja con el dinero varios cientos de kilómetros desierto adentro, normalmente desde Uagadugu, la capital de Burkina Faso, o Niamey, en Níger.
Cuando el negociador y su chofer llegan al punto de encuentro, esperan hasta recibir en su teléfono por satélite un mensaje con un par de coordenadas de GPS. Conducen otras cinco o seis horas más hasta llegar a la nueva dirección y esperan al nuevo mensaje, que contiene otra serie de coordenadas. El proceso se repite como mínimo tres veces hasta que aparecen, por fin, los yihadistas.
Sentados sobre una manta, con las armas al lado, cuentan el dinero, explica el funcionario. Lo dividen en montones que envuelven en plástico y entierran en agujeros separados por cientos de kilómetros, un detalle que pudo deducir después de varios encuentros con la célula terrorista. Señalan la situación en su GPS, como hacen con sus coches y sus barriles de combustible enterrados.
Los gobiernos europeos declaran el dinero como ayuda al desarrollo o lo entregan a través de intermediarios, como el gigante nuclear francés Areva, una empresa controlada por el Estado que, según un negociador veterano, pagó 12,5 millones en 2011 y 30 millones en 2013 para liberar a cinco ciudadanos franceses. (Un portavoz de Areva ha negado en un correo electrónico que hayan pagado ningún rescate).
En Yemen, los intermediarios son Omán y Qatar, que han pagado en nombre de los gobiernos europeos más de 15 millones de euros por dos grupos de rehenes, según funcionarios europeos y yemeníes.
Después de casi un año en cautividad en el norte de Malí, en 2012, Mariasandra Mariani pensó que no sobreviviría. Explicó a su guardián que su familia, que cultivaba olivos en las colinas de Florencia, no tenía dinero, y que su gobierno se negaba a pagar rescates. El secuestrador la tranquilizó. “Vuestros gobiernos siempre dicen que no pagan”, dijo. “Cuando vuelvas, quiero que digas a tu gente que tu Gobierno sí paga. Siempre pagan”.
Con contribuciones de Robert F. Worth, Eric Schmitt y Sheelagh McNeill.
Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia
 





Kokito, el matarife de Castillejos

http://politica.elpais.com/politica/2014/08/01/actualidad/1406909554_412267.html

Kokito, el matarife de Castillejos

Matar soldados de Bachar el Asad o ejecutar en público a hombres arrodillados e indefensos en las plazas públicas de Al Atarib, localidad siria de unos 35.000 habitantes situada a 30 kilómetros de Alepo, no es suficiente. Algunos hombres del Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL), el sanguinario grupo islamista enfrentado a Al Qaeda, se exhiben en restringidos foros yihadistas con un nuevo trofeo que alimenta su propaganda de odio y terror: las cabezas degolladas de sus víctimas.
Analistas de la policía española y de otros servicios de inteligencia europeos han identificado, al menos, a dos de estos coleccionistas de cabezas. Uno de ellos es Mohamed Hamduch, Kokito, de 28 años, vecino de Castillejos, una localidad marroquí situada junto a la frontera ceutí de El Tarajal, y casado con una española. El barbudo Mohamed viste una túnica gris, posa ante la cámara arrodillado junto a cinco cabezas humanas, esgrime en su mano derecha un cuchillo ensangrentado y levanta el dedo índice de la otra en señal de advertencia.
Asia Ahmed Mohamed, la novia de Kokito, ha abandonado Ceuta, viajado a Siria y se ha encontrado con él en uno de los campamentos del ISIL en Al Atarib, según aseguran sus familiares. La pareja se ha casado allí, esperan un hijo y ella se ha comprometido con la yihad. “Durante la ceremonia él le regaló un cinturón de explosivos”, asegura un mando policial español consultado. “Que sepamos hasta ahora los dos siguen vivos”, añade. Un hermano de Asia, al que le llamaban El Esponja, reclutado también en Castillejos, murió combatiendo en Siria.

Antes de viajar a Siria Kokito regentaba un comercio de ropa en el zoco de Castillejos y se paseaba por las calles del barrio ceutí de El Príncipe, a cinco minutos en coche de esa localidad marroquí, donde captó a algunos jóvenes para que compartieran con él su aventura yihadista. Por la noche se reunía con un grupo de acólitos takfires, el clan más clandestino del salafismo, y planeaba su unión al ISIL.
“Es un adicto de la informática y pasaba horas muertas en su portátil. Estamos seguros que su radicalización se produjo por Internet”, asegura una persona próxima a su familia que lo califica como un joven “ejemplar”. “Llamó a su familia para decirles que estaba en Siria. Suele contactar con ellos y les ha dicho que dirige una katiba (brigada) y que le han nombrado miembro del Consejo Islámico”, afirma esta fuente.
Kokito fue reclutado para la yihad por Mustafá Maya Amaya, de 51 años, detenido por la Policía el pasado mes de marzo en Melilla, un paralítico que desde su silla de ruedas, frente a un ordenador portátil y a espaldas de su mujer envió a Siria, Malí y Libia a decenas de yihadistas procedentes de varios países de Europa. A partir de 2012 una red de ojeadores de Al Qaeda reclutó y envió desde Ceuta y Castillejos a alrededor de 70 personas a Siria, en su mayoría marroquíes. De los nueve jóvenes ceutíes que se unieron a la yihad, primero en las filas del Frente Al Nusra, asociado a Al Qaeda, y luego al ISIL, al menos seis han muerto en combate o misiones suicidas. Al menos dos de ellos han causado centenares de víctimas.

Las terribles fotografías de Kokito son un nuevo aviso del ISIL, el grupo yihadista que controla varias ciudades de Siria e Irak, según interpretan los analistas consultados. “Entran en los pueblos y los arrasan. No hay contemplaciones con sus enemigos. Las cabezas degolladas son el mensaje para que la gente sepa que les va a pasar si se oponen a sus objetivos”, afirma un responsable de la policía española experto en terrorismo islamista. “En Siria los yihadistas están cometiendo atrocidades superiores a las que habíamos visto en otros conflictos”, apostilla.
El comerciante de Castillejos que posa con su cuchillo ensangrentado y sus trofeos no es el único carnicero de la yihad siria, la Policía ha identificado, también, al iraquí Khalid Abdel Rahman, un yihadista que residió en Holanda. Khalid ha colgado en páginas de exaltación terrorista fotografías en las que aparece de pie, con uniforme de combate y sosteniendo dos cabezas; y arrodillado y sonriente junto a otras cinco colocadas a sus pies.
Los jóvenes ceutíes y marroquíes que se han unido a las huestes del ISIL en Siria están siendo entrenados por tipos como Kokito , el iraquí Khalid o un tunecino identificado por la Policía española que mata a sangre fría y ejecuta a sus víctimas en plazas públicas de Al Atarib, un pueblo montañoso. rodeado de olivos y cultivos de trigo y algodón.
EL PAÍS desveló un vídeo de 12 minutos de duración en el que este hombre alto y delgado coloca a siete de sus víctimas de rodillas frente a decenas de personas—muchas mujeres y niños—y participa en su ejecución junto a una decena de miembros del ISIL tapados con capuchas y armados con Kaslasnikov. El tunecino ha sido identificado porque bajo su pasamontañas llevaba un collarín blanco. Mustafá Maya, el reclutador inválido detenido en Melilla, reconoció al fiscal de la Audiencia Nacional Marcelo Azcárraga que trataba con el hombre del collarín . “Si, lo conozco, es un hombre bueno que ama el islam”, respondió durante su interrogatorio judicial.
La extrema violencia de Mohamed Hamduch, Kokito, no ha sorprendido a los que le conocen. “Se ha vuelto loco, pero antes ya lo estaba”, asegura un joven de El Príncipe que pide el anonimato. Laarbi Mateis, dirigente del grupo Jamaat Tablight, que controla la mayoría de mezquitas ceutíes condena la brutal propaganda del ISIL: “eso no es yihad, ni guerra ni nada. No se puede jugar de ese manera con los cuerpos de las personas. El profeta dijo que hay que respetar a un muerto más que a un vivo”.
Kokito tiene una cuenta en Twiter que ha controlado la Policía. “Algún día volveré a mi tierra a hacer la yihad”, aseguró en unos sus mensajes. El matarife del ISIL anuncia su regreso, pero en Ceuta y Castillejos muy pocos lo creen. “Es carne de cañón”, augura una amiga de su esposa.
 investigacion@elpais.es



CARTA DE GEERT WILDERS - Miembro del Parlamento de Holanda:

https://www.evernote.com/shard/s317/sh/97061ba5-eb38-4d48-af4d-46092336906a/8c109a0ef15ccae486ceb80bc6c07700

Dentro de una generación o dos, EEUU se habrá de preguntar: Quien perdió Europa?? He aquí el discurso pronunciado por Geert Wilders, del Partido para la Libertad, Holanda, pronunciado en el Hotel Four Seasons de New York al presentar una Alianza de Patriotas y anunciar la Conferencia para Enfrentar la Jihad en Jerusalén.

Estimados amigos. Les agradezco mucho el haberme invitado. He venido a EEUU con una misión. No todo anda bien en el Viejo Mundo. Existe un tremendo peligro acechando. Y es muy difícil ser optimista. Es muy posible que ya estemos transitando las últimas etapas de la Islamización de Europa.

Esto ya no es solamente un peligro claro y actual para el futuro de Europa en sí, sino una amenaza a América y a la mera supervivencia de todo el mundo Occidental. Estados Unidos es el último bastión de la civilización Occidental , enfrentando a una Europa islámica.

En primer lugar les describiré la situación en tierras de Europa misma. Y luego, les diré algunas cosas sobre Islam. Y para cerrar les contaré sobre una reunión realizada en Jerusalén.

La Europa que Uds. conocen está cambiando. Probablemente, Uds. ya hayan visto los hitos. Pero en todas estas ciudades, a veces, a apenas unas pocas cuadras del destino que llevan Uds. como turistas, existe otro mundo. Es el mundo de la sociedad paralela que ha creado la migración masiva Musulmana.

A través de toda Europa está surgiendo una nueva realidad: barrios enteros de Musulmanes donde poquísimos personas nativas residen o si quiera son vistas. Y en el caso de serlo o estarlo, muy posiblemente se arrepientan. Esto se aplica también a la policía.

Es el mundo de las cabezas envueltas en pañuelos, donde las mujeres caminan enfundadas en carpas que deforman sus figuras, empujando cochecitos de bebes y llevando otros niños de la mano. Sus esposos, o si Uds. prefieren "sus amos", caminan por delante a unos tres pasos de distancia. Hay mezquitas en prácticamente cada esquina. Los negocios muestran carteles escritos en letras que NO puedo leer.

Por ningún lado podrán ver que se esté desarrollando alguna actividad económica. Estos son los ghettos Musulmanes controlados por fanáticos religiosos.

Estos son los barrios Musulmanes, y están surgiendo en todas las ciudades de Europa como si fuesen hongos. Estos son los bloques de edificios construidos de tal forma que puedan ser territorialmente controlados en grandes porciones de Europa, calle por calle, barrio por barrio, ciudad por ciudad.

A través de toda Europa hay ahora miles de mezquitas. Cuentan con congregaciones mucho más grandes de las que tiene otras iglesias. Y en cada ciudad Europea ya existen planos para la construcción de "súper-mezquitas" que no harán sino convertir en pigmeos a todas las otras iglesias de la región. No cabe duda, el mensaje es: NOSOTROS REINAMOS.

Muchas ciudades Europeas ya tienen una cuarta parte de su población que es Musulmana; tomen como ejemplo a Ámsterdam, Marsella y Malmo en Suecia. En la muchas ciudades la mayoría de la población menor de 18 años es Musulmana. Paris está ahora rodeada por un anillo de barrios Musulmanes. El nombre más común que se escucha llamar entre los niños en muchas ciudades es: MOHAMMED.

En algunas de las escuelas primarias de Ámsterdam ya ni se mencionan las granjas, porque de así hacerlo significaría mencionar al cerdo, y eso sería un insulto para los Musulmanes. Muchas de las escuelas estatales en Bélgica y Dinamarca sirven solamente alimentos "halal" a sus alumnos.

En la Ámsterdam que alguna vez era tolerante, ahora a los gays se los castiga corporalmente de parte de los Musulmanes exclusivamente. Las mujeres que no son Musulmanas deben escuchar que se las llamen "putas, putas". Las antenas satelitales no apuntan hacia las estaciones de TV, sino hacia las estaciones del país de origen.

En Francia las/los maestras(os) de escuela se les recomienda no introducir autores que se puedan considerar ofensivos para los Musulmanes, incluyendo a Voltaire y Diderot; y lo mismo está sucediendo cada vez con más fuerza respecto de Darwin. La historia del holocausto ya no se puede enseñar porque los Musulmanes se ofenden.

En Inglaterra, los tribunales "sharia" han pasado a ser parte oficial del sistema legal Británico. Muchos barrios de Francia son ahora áreas por donde ninguna mujer puede caminar sin cubrirse la cabeza. La semana pasada un hombre casi muere tras haber recibido una feroz golpiza por parte de Musulmanes en Bruselas, porque lo vieron beber durante el Ramadan.

Muchos judíos están huyendo de Francia, en cantidades verdaderamente record, escapando de la peor oleada de anti-Semitismo jamás vista desde la Segunda Guerra Mundial. Actualmente es muy frecuente oír hablar Francés en las calles de Tel Aviv y Netanya, Israel . Les aseguro que podría seguir relatando historias como estas durante horas y horas. Historias sobre la islamización.

Un total de 54 millones de Musulmanes viven ahora en Europa. La Universidad de San Diego ha calculado recientemente que no menos del 25% de la población Europea será Musulmana en apenas los próximos 12 años a contar de ahora. Y Bernard Lewis pronostica que habrá una mayoría Musulmana para cuando finalice este siglo.

Pero estas son nada más que cifras. Y las cifras no serían una amenaza si los migrantes musulmanes mostrasen que estarían dispuestos a integrarse adecuadamente con la sociedad que los acoge. Pero apenas si dan muestras de desear tal cosa.

El Centro de Investigaciones Religiosas informó que la mitad de los Musulmanes Franceses consideran que su lealtad para con el Islam es mucho más importante que su lealtad para con Francia. Un tercio de los Franceses Musulmanes NO rechazan los ataques suicidas.

El Centro Británico por la Cohesión Social informó que un tercio de los estudiantes Británicos Musulmanes están a favor de la instauración del califato a nivel mundial. Los musulmanes exigen lo que ellos llaman "respeto". Y así es lo que nosotros les damos nuestro respeto: Tenemos feriados nacionales Musulmanes aprobados que ya se vienen observando en nuestro propio país.

El Fiscal General de nuestro país que es una Democracia Cristiana está dispuesto a aceptar la sharia en los Países Bajos si se constata que hay una mayoría Musulmana. Ya tenemos miembros del Gabinete nacional que poseen pasaportes de Marruecos y Turquía.

Las exigencias Musulmanas están siendo apoyadas por comportamientos ilegales, que van desde delitos menores y violencia indiscriminada, como por ejemplo la que se aplica contra los conductores de ambulancias y de ómnibus, hasta huelgas y protestas menores.

En París se han registrados hechos de este tipo en los suburbios de menores ingresos, llamados "banlieus". Personalmente yo me refiero a estos actores, denominándolos "colonizadores", porque eso es lo que son. No vienen para integrarse a nuestra sociedad; vienen para que nuestra sociedad se integre a su Dar-al-Islam. Por lo tanto, solo pueden ser calificados como "colonizadores".

Mucha de esta violencia callejera que les relato, está dirigida casi exclusivamente contra los no-Musulmanes y el objeto es forzar a que mucha gente abandone sus barrios, sus ciudades, sus países. Es más, los Musulmanes están dispuestos a todo como para que nadie los ignore.

Lo segundo que Uds. deben conocer es la importancia que tiene el profeta Mohammed. Su comportamiento es un claro ejemplo para todos los Musulmanes y en modo alguno podrá ser criticado. Ahora bien, si Mohammed hubiese sido un hombre de paz, digamos como Ghandi y la Madre Teresa -ambos aunados-no existiría ningún problema.

Pero, resulta ser que Mohammed fue un jefe guerrero, asesino de masas, pedófilo, que tuvo muchas esposas, todo al mismo tiempo. La tradición islámica nos relata cómo peleaba en las batallas, de qué manera asesinaba a sus enemigos o ejecutaba a sus prisioneros de guerra.

Fue Mohammed en persona quien ejecutó a la tribu Judía de Banu Qurayza. Su pensamiento es que: si es bueno para el Islam, está todo bien. Y si es malo para el Islam, está todo mal.

No se dejen engañar con eso de que el Islam es una RELIGION. Seguro que tienen un dios y también un después-de, y 72 vírgenes. Pero en su esencia el Islamismo es una ideología política.

Es un sistema que fija reglas detalladas para la sociedad y la vida de cada individuo. El Islamismo pretende dictar leyes que hacen a todos los aspectos de nuestras vidas. Islamismo significa SUMISION TOTAL.

El Islamismo no es compatible con la libertad y la democracia, porque su meta es solamente la "sharia". Si Uds. quieren comparar el islamismo con cualquier cosa, compárenlo con el comunismo o el nacional-socialismo, que son todas ideologías totalitarias.

Ahora ya saben Uds. por qué Winston Churchill cuando hablaba del Islam, se refería a ellos como "la fuerza más retrograda en todo el mundo" y por qué comparaba el famoso libro MEIN KAMPF con el Corán. El público en general ha aceptado de buen grado la narrativa Palestina , y ve a Israel como el agresor. Yo personalmente he vivido en este país y lo he visitado docenas de veces. Apoyo a Israel .

En primer lugar porque representa la tierra-madre de los Judíos tras dos mil años de exilio hasta (e incluyendo) Auschwitz, y en segundo lugar porque es una democracia, y en tercer lugar porque Israel constituye nuestra primera línea de defensa.

Este pequeño país situado sobre una defectuosa línea divisoria de la jihad, frustra el avance territorial del Islam. Israel está enfrentando las líneas de avance de la jihad, como Kashmir, Kosovo, las Filipinas, el sur de Tailandia, Darfur en Sudan, Líbano y Aceh en Indonesia . Para ellos Israel simplemente se les mete en su camino. Igual que lo que sucedió con Berlín Occidental durante la Guerra Fría.


De no haber existido Israel , el imperialismo Islámico habría encontrado otros a quien inculpar y contra los cuales descargar todas sus energías y deseos de conquista.
Son muchos los que en Europa sostienen que habría que abandonar Israel para poder repeler los agravios que recibimos de parte de las minorías Musulmanas.

Dios no permita, que si Israel cayese, no le traería al mundo Occidental ningún consuelo o paz. Ni tampoco significaría que nuestra minorías Musulmanas modificarían repentinamente su comportamiento o que aceptarían nuestro valores. Muy por el contrario, si Israel dejase de existir haría que las fuerzas del Islam se fortalecerían enormemente.

Y, con toda la razón a su favor, verían que la desaparición de Israel no sería otra cosa que la prueba irrefutable de que el mundo Occidental es débil y está condenado. El fin de Israel no significaría el fin de nuestros problemas con el Islamismo, sino apenas el comienzo. Significaría el comienzo de la batalla final por el dominio del Mundo. Si ellos pueden conquistar Israel, podrán conquistar el resto del mundo.

Muchos mal-llamados periodistas se animan a calificar cualquier y toda crítica del Islamismo como que proviene de "racistas" o "extremistas de la más rancia derecha".

En mi país, Holanda, el 60 por ciento de la población ahora considera que la inmigración masiva de Musulmanes representa la política más equivocada que se haya instaurado desde la Segunda Guerra Mundial. Y otro 60% de la población, considera que el Islam es la más importante amenaza que enfrentamos.

Pero existe un peligro mucho más grande, aun, que los ataques terroristas, y ello es el escenario de EEUU como el último pueblo en pie. Podría suceder que las luces de Europa se apaguen mucho antes de lo que nos podamos imaginar.

Una Europa Islámica significaría una Europa sin libertad y sin democracia, un territorio desierto económicamente, una pesadilla intelectual, y la pérdida del poder militar para América - por cuanto sus aliados se convertirían en enemigos, enemigos con bombas atómicas. Con una Europa Islámica, solo nos quedaría EEUU para preservar la herencia de Roma, Atenas y Jerusalén.

Estimados amigos, la libertad es el más preciado bien que se nos ha legado. Mi generación nunca tuvo que pelear por su libertad, nos fue ofrecida en bandeja de plata por gente que peleó por ella y ofrendó su vida. En toda Europa, los cementerios Americanos nos recuerdan de los jóvenes soldados que no pudieron volver a sus hogares, y a quienes siempre recordamos agradecidos.

Mi generación no es la dueña de esta libertad, apenas si somos sus custodios. Tan solo podemos traspasarle esta libertad ganada con mucho sacrificio a los niños de Europa de la misma manera que nos fuera entregada a nosotros. No podemos transar con "mullahs" e "imams". Las generaciones futuras jamás nos lo perdonarían. En modo alguno podemos despilfarrar nuestras libertades. Simplemente NO TENEMOS NINGUN DERECHO DE HACERLO.

Debemos tomar ya mismo las decisiones necesarias para frenar esta estupidez Islámica que pretende destruir este mundo libre que tenemos ahora.

Ruego a todos Uds. se tomen unos minutos para leer todo esto que he escrito. Y también les ruego lo hagan llegar a todos sus conocidos, porque es tan, pero tan, importante.


GEERT WILDERS

"IN GOD WE TRUST"
  
 “Hay que atacar las bases mismas del Islam. Como sucedió con la Iglesia en el siglo XVIII y la labor realizada entonces por la Ilustración. Pero mientras se ande con tolerancia no hay nada que hacer. Hay que destruir las raíces del Islam y eso sólo se puede hacer con el arma del racionalismo.”. Gustavo Bueno